Herencia de padres narcisistas

El Trastorno Narcisista de Personalidad (DSM – 5) se caracteriza por un patrón dominante de grandeza (en la fantasía o en el comportamiento), necesidad de admiración y falta de empatía, que comienza al principio de la edad adulta en distintos contextos y se manifiesta por 5 o más de los hechos siguientes:

  1. Tiene sentimientos de grandeza y prepotencia (e.g. exagera sus logros y talentos, espera ser reconocido como superior sin contar con los correspondientes éxitos).
  2. Está absorto en fantasías de éxito, poder, brillantez, belleza o amor ilimitado.
  3. Cree que es “especial” y único y que sólo pueden comprenderle o sólo puede relacionarse con otras personas (o instituciones) especiales o de alto status.
  4. Tiene una necesidad excesiva de admiración.
  5. Muestra un sentimiento de privilegio (es decir, expectativas no razonables de tratamiento especialmente favorable o de cumplimiento automático de sus expectativas).
  6. Explota las relaciones interpersonales (es decir, se aprovecha de los demás para sus propios fines).
  7. Carece de empatía: no está dispuesto a reconocer o a identificarse con los sentimientos y necesidades de los demás.
  8. Con frecuencia envidia a los demás o cree que éstos sienten envidia de él.
  9. Muestra comportamientos o actitudes arrogantes, de superioridad.

El adulto narcisista, cuando tiene hijos, frecuentemente siente que los niños no ofrecen el tipo de retroalimentación positiva continua que ellos anhelan y tienden a reaccionar ocasionado en sus descendientes más de uno de las siguientes consecuencias.

  • Problemas de autoestima (inseguros, síndrome del impostor o hipersensibles)
  • Tener miedo de hablar y expresar su opinión
  • Son muy sensibles a lo que otros piensan o sienten
  • A menudo, tienen relaciones tóxicas e insatisfactorias o dependencia en las relaciones
  • Dificultades de tomar decisiones o decir “no”
  • No se sentirán escuchados o vistos.
  • Sus sentimientos y realidades no serán reconocidos.
  • Serán tratados como un accesorio del padre, en lugar de como una persona.
  • Serán más valorados por lo que hacen (usualmente en favor del narcisista) que por quiénes son como personas.
  • No aprenderán a identificar o confiar en sus propios sentimientos y crecerán auto cuestionándose hasta el punto de que puede llegar a ser paralizante.
  • Aprenderán que lo que aparentan es más importante que cómo se sienten.
  • Temerán ser honestos, se les enseñará que la imagen es más importante que la autenticidad.
  • Aprenderán a guardar secretos para proteger al narcisista y a la familia.
  • No se sentirán alentados a desarrollar su propio sentido del ser.
  • Se sentirán emocionalmente vacíos y no protegidos.
  • No aprenderán a confiar en otros.
  • Se sentirán usados y manipulados.
  • Serán el apoyo del padre narcisista, en lugar de que el padre apoye a los niños, como debe ser.
  • Su desarrollo emocional será limitado.
  • Se sentirán criticados y juzgados en lugar de aceptados y amados.
  • Se sentirán frustrados intentando encontrar aprobación, amor y atención sin éxito.
  • Crecerán sintiéndose insuficientes.
  • No tendrán un ejemplo de conexiones emocionales saludables.
  • No aprenderán límites apropiados para las relaciones.
  • No aprenderán autocuidados saludables, estarán en riesgo de volverse codependientes (cuidar de otros al punto de no cuidar de uno mismo).
  • Tendrán dificultades para distinguir su individualidad conforme crecen.
  • Aprenderán a buscar validación externa en lugar de interna.
  • Recibirán mensajes cruzados de: “haz las cosas bien para enorgullecerme como una extensión de mí, pero no demasiado bien como para brillar más que yo”.
  • Si brillan más que el narcisista, experimentarán celos de su parte.
  • No aprenderán a dar crédito cuando es merecido.
  • Sufrirán en mayor o menor medida de trastorno por estrés postraumático, depresión, y/o ansiedad en la edad adulta.
  • Crecerán creyendo que no son dignos y que no merecen amor, porque si un padre no puede amarlos, ¿quién sí lo hará?
  • Serán humillados y avergonzados por el padre narcisista y crecerán con poca autoestima.
  • Se volverán demasiado exitosos, auto saboteadores o ambas.
  • Necesitarán recuperarse del trauma y tendrán que volver a hacer el proceso de crianza en la edad adulta.